Satanismo en Europa.

Antes de seguir, ved el siguiente vídeo:

En él se ve a Aarón Guzmán, pastor de profesión, hablando sobre Europa y su conexión con el satanismo. Por supuesto, la desinformación, el miedo y la estupidez supina están a la orden del día.

Empieza por comentar los grupos de rock satánico, que sacrifican animales y se beben su sangre, ahí, en el escenario. Lo cual en Europa (para quien no lo sepa, soy español) puedo garantizar que está a la orden del día. Todos los grupos que conozco hacen eso. Sin ir más lejos, el otro día en el metro había un violinista tocando una de las cuatro estaciones. Al terminar, el muy cabrón sacó un cerdo, lo colgó, lo abrió en canal y, ¡hala!, a beberse su sangre. Lo que decía el bueno de Aarón, a la orden del día. ¿De verdad queréis ser enterrados aquí? De este trozo de vídeo es importante fijarse en cómo escenifica todo el proceso. Deberían proponerle para un Óscar.

¡Ah! Y Alemania. Con su televisión, esa televisión pornográfica, en la cual se vende sexo. ¡Tres horas se tuvo que tragar un programa! ¿Y sabéis cómo acabó? ¡Teniendo que echarse Reflex en los codos! ¡En los dos! Claro con sexo interracial entre personas obesas (desde luego, a las personas obesas les tendrían que prohibir el sexo). Lo que hizo este hombre tiene un nombre: EL PECADO. Este hombre estuvo pecando durante tres horas, primero con la derecha, cuando no pudo más, con la izquierda (que como dicen en El diablo metió la mano, es como si te la hiciese otra).

Y en este país, ¡ay, este país! Aquí nos encontramos con la droga en los programas (¿no os acordáis de Cayetana Guillén Cuervo? ¿Y del mileniarismo?, ¡ya nadie habla del mileniarismo!). Y un anciano, un viejo, ¡se disfraza de mujer! (Aquí espero que no esté hablando de la gran Carmen de Mairena). Y después está la niña de Shrek, la que se toca en público. Aunque aquí he de decir algo, si tocarse el sobaco y después olerse la mano es tocarse para este señor, no quiero saber qué clase de relaciones tiene…

Para quien no lo haya pillado, en la mayoría de los casos estaba siendo irónico. Excepto en lo de no saber el tipo de relaciones de ese hombre, las cuales me imagino como un anuncio de Sanex, es decir, besando sobacos, pero sin desodorante.

Juegos “diferentes”.

Otra vez, gracias a StumbleUpon, he llegado a tres juegos nuevos, muy interesantes.

Acrobots.

En principio son tres ¿trípodes? pero puedes aumentar el número y ver cómo se conectan y desconectan entre sí.. Además se le puede dar color, girar el recuadro (con el correspondiente cambio de gravedad), y la scrollbar, que aún no sé muy bien para qué sirve.

Cuidado, que además de “estúpido” es adictivo.

Feed The Head.

Este es el más raro de los tres. Se trata de ir descubriendo efectos en una cabeza, como quitarle la nariz, hacerle llorar, etc. El que menos me ha gustado, la verdad.

Levers.

Uno de mis favoritos. Tienes una balanza de la que tienes que ir colgando objetos. Sospecho que según se van nivelando es cuando van cayendo más, pero no lo puedo asegurar. A partir de que salga la casita de pájaros tiene más gracia, pues éstos van nivelando y desnivelando, a su vez, la balanza. Muy entretenido, aunque se hace un poco pesado el tener que esperar tanto a la siguiente pieza.

Criptografía de clave pública para dummies.

En primer lugar, no soy ningún experto (el FSM me libre) pero lo poco que sé me gustaría plasmarlo. Y preferiría hacerlo en un lenguaje de forma que me entienda todo cristo (dicho de otra manera, un manual para Dummies).

Los algoritmos de clave pública se basan en que cada persona tiene dos llaves, una privada (que ha de permanecer en secreto) y una pública (que todo el mundo conoce). Todo lo que “cierra” una (cifra) lo “abre” la otra (descifra). La clave de todo está en que lo que una cifra, ella misma no lo puede descifrar. Veamos qué interes puede tener este lío.

En primer lugar, presentar a los dos personajes que van a servir de ejemplo: A y B. PvA y PvB serán las claves privadas de A y B respectivamente. Por otra parte, PcA y PcB serán las claves públicas. Por otra parte, sea F una de las claves anteriores y m un mensaje, se denotará F(m) y, abreviando, Fm como el mensaje resultante de cifrar m con F

Primer caso: comprobar origen.

Mediante la criptografía de clave pública es fácil comprobar un origen, si todo se realiza adecuadamente. En este caso, usaremos un ejemplo al estilo repositorio de paquetes. Imaginemos que B es programador (sí, esa gente rara y sin escrúpulos que crea programas) y quiere que la gente sepa que el software que se está descargando es realmente suyo. Para ello, sea el paquete p, basta con que B distribuya el PvBp. De esta forma, si se utiliza la clave pública de B, podremos obtener PcBPvBp=p, que es el paquete original, a la vez que se comprueba que B es el emisor. Si hubiese sido modificado, PcB no lo descifraría.

Segundo caso: sólo para tus ojos.

Supongamos que A quiere enviar un mensaje que sólo ha de ver B. Para ello, se ha de servir de PcB. Puesto que todo lo que se cifra con PcB se descifra únicamente con PvB, el mensaje sólo lo podrá descifrar B. Por lo tanto, el mensaje a enviar será PcBm.

Otro día más.

Macs en la noche.

Hoy mi mac me ha pegado un susto. A eso de las 21:45 se ha puesto a aullar mi Mac. Eso era raro (obviedad). Una simple búsqueda en Google me sirvió para hallar la causa. Se trata de Flappie, una especie de Tamagotchi para el Dashboard que cuando considera que se ha acabado el día, aúlla.

Por lo visto, también hace un soniquete si te levantas lo suficientemente pronto…

Tarzan en YouTube.

Sin duda, una de las canciones que muchos recordaréis de los ochenta es Tarzan Boy de Baltimora (aunque tal vez, por el título, no la reconozcais).

Resulta que, en vídeos relacionados, he encontrado algunas curiosidades. Para empezar, tenemos una canción de estilo Bubblegum Eurodance (si alguien recuerda Aqua, es ese estilo, qué demonios, este grupo es clavado). Se titula Tarzan & Jane de Toy Box y es muy,,, Bubblegum Eurodance.

En tercer lugar está la ñoña (por cierto, ñoño/ñoña son las palabras con más eñes que existen) Son of man de Phil Collins. Normal, tratándose de una canción de una película de Disney (¡Qué casualidad! ¡Se trata de Tarzán!)

Ahora la versión en castellano.

Por último guardo lo más raro. No tengo ni idea de qué es. Pero mola.