Amor, te digo amor y suena diferente.

Amor que pronunciado en eso se convierte. Dice la canción de Miguel Bosé. Pero hay canciones de amor más bonitas.

Empecemos con Camela, ese gran grupo que tiene el mismo don que Café Quijano, todas las canciones son iguales, excepto por la letra. No, no, no me malinterpretéis. Conseguir no confundirse es un gran logro. En este caso, os traigo el temazo Cuando zarpa el amor. Por el título podéis averiguar dónde está ambientado el videoclip. Sí, en el oeste, cual película spaghittera de Bud Spencer (preferiblemente con Terence Hill). Por supuesto, no podía faltar el videoclip. Helo aquí:

A destacar que la chica cante mientras lleva el pañuelo (amarillo impoluto) de bandida (o fuorilegge, el cual debe conseguir matar al sceriffo [chiste sólo válido para gente que conozca el Bang]).

Por otra parte, tenemos al dúo (casi incestuoso diría yo) de Pinpinela (sí, con n, la norma general de m antes de p y de b). En este caso, la canción trata sobre que la otra, la amante se rebela y harta de las largas del jeta, le da un ultimátum. En cuanto al videoclip, el director no se quebró mucho la cabeza, pero personalmente, no creo que se pudiese hacer mucho más… excepto disfrazarles de vaqueros. Aquí el videoclip:

Por otra parte, para los nostálgicos, la versión reggaeton (o como se escriba ese subgénero musical que nunca debió existir) del archiconocido Olvida y pega la vuelta:

Por último, una canción de amor… a Cristo. En este caso, dedicado a Zasz, el cual, en su amplia sabiduría, no conocía la versión original de este tema del padre Jony:

Por último, el videoclip de la canción que da título a esta entrada:

Author: Serabe

Mathematician, and Ruby and JavaScript programmer. Sometimes I speak at conferences and local meetups.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *